Reflexiones de medianoche

Mil heridas laceran a el pobre espíritu

Su ilusión lo condena, su temor lo encadena

Sus heridas nunca cierran porque su miedo las mantiene abiertas

A la vez que forma nuevas.

Pobre alma , su cobardía es su perdición.

Ocaso eterno sin nunca amanecer que solo da paso al mas oscuro padecer.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s